5 may. 2010

Un ángel para Eva.

- ¿Por qué siempre vas vestido de negro? No pareces…

Levanté la vista del cuaderno y la miré.

- ¡Vaya! No me dirás que ya no crees que sea un ángel, ¿verdad?

- ¡No! No he dicho eso. Pero… Yo pensaba que los ángeles erais rubios y vestíais de blanco.

A sus ojos, lo único que me separaba de la divinidad, de la fantasía, era el pelo y una camiseta de Nirvana. Le sonreí. Y seguí tejiendo nuestra historia.

- El blanco llama mucho la atención. Sólo soy un ángel para ti, no puedo distraerme de mi trabajo. Tengo que cuidarte, ¿entiendes?



No hay comentarios:

Publicar un comentario