17 nov. 2009

Fùtbol

Hay veces que entrenar apetece tanto (o tan poco) como que te apaleen con un bate de pinchos. Pero lo haces, porque con algo hay que bajar las faltas de inspiraciòn, que suelen traducirse en atracones a chocolate y derivados.


Y otras veces, cuando hay que correr, sacarìa la catana que como todo el mundo sabe, llevo siempre guardada en la espinillera y...


Mi equipo necesitarìa un nuevo entrenador.

2 comentarios:

  1. Ay que cerdi, ya era hora de que te decidieras a enseñar cosas elegantes! Ahora seremos toda la poten de la blogsfera!

    ResponderEliminar
  2. Y ahora que ya he escrito el primer comentario del best blog of the world (nominated to the bow awards) comento la entrada:

    Los atracones de chocolates y demás guarreridas nos hacen ser lo que somos, un entrenamiento fallido puede derivar en carcel y un bate de pinchos... puede derivar en bandera de Japón.
    Que todo sea dicho!

    ResponderEliminar